Las cintas, las únicas que se conservan de la amplia colección erótica del monarca, fueron depositadas por un particular en los años 90

Un fotograma de la película ´El confesor´.
La Filmoteca Valenciana custodia en sus ficheros 3 películas porno encargadas por Alfonso XIII a inicios del siglo veinte, las únicas que de momento se preservan de la extensa compilación erótica del monarca.

Las cintas, tituladas “El confesor”, “El ministro” y “Consultorio de señoras”, fueron depositadas en la Filmoteca por un particular a inicios de los años noventa y, tras su restauración y digitalización, se incorporaron al fichero audiovisual de la Filmoteca.

De esta forma lo ha explicado este miércoles a EFE la jefe de restauración de la Filmoteca, Inmaculada Trull, quien ha indicado que las películas, rodadas a inicios de los años veinte por Ricardo Baños, no son propiedad de la Filmoteca sino esta corporación las custodia.

Conforme ha adelantado en la Cadena Ser quien fuera directivo de la Filmoteca y productor José Luis Rado, que halló las cintas hace unos años y es el presente dueño de exactamente las mismas, estas aparecieron en un convento valenciano.

Se trata de 3 películas mudas y en blanco y negro, con un contenido porno muy explícito, encargadas por Alfonso XIII a los hermanos Ricardo y Ramón Baños por medio de la intermediación del conde de Romanones.

La jefe de restauración ha indicado que la catalogación de las cintas se hace basándose en la historiografía y los manuales de cine que existen, en tanto que las películas no cuentan con títulos de crédito y ni tan siquiera aparece en ellas el título del filme.

Por su lado, la responsable del centro de documentación de la Filmoteca, Raquel Zapater, ha señalado a EFE que tras la muerte de Alfonso XIII se ordenó la destrucción de su compilación erótica personal, mas los hermanos Baños guardaron copias de esas películas.

En verdad, Trull ha indicado que lo que se conserva en la Filmoteca es una de las copias y ha explicado que las cintas pueden ser visionadas por quien lo desee en el centro de documentación de la Filmoteca, situado en el distrito de Benimaclet, mas estas no pueden ser prestadas.

Solamente podrían salir de la Filmoteca caso de que lo solicitara un festival o bien un museo y tras solicitar permiso al dueño, ha precisado Trull, quien ha indicado que las copias en DVD solo están libres para trabajos de estudio y también investigación.

Zapater ha señalado que hay una teoría conforme la que estas películas fueron rodadas en prostíbulos valencianos, ciertos cuales tenían bastante fama en aquellos instantes, y ha señalado que las protagonistas de los grabes son rameras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *